“El bobo ilustrado” Una máquina del tiempo que nos acerca a 1808.

 

 

 

 

Título: “El bobo ilustrado”

Autor: José Antonio Gabriel y Galán

Año de edición: Barcelona, 1986

Editorial: Tusquets

Nº de páginas: 240 paginas

Género: Novela Histórica

Poesía, erotismo, política y filosofía se funden en esta novela sobre los dilemas morales de una sociedad invadida por “La Ilustración francesa”.

El bobo ilustrado más que una novela puede considerarse un documento histórico gracias a las descripciones al detalle y las numerosas reflexiones de los distintos personajes -especialmente interesantes las de José I – que dan vida a una sociedad que formó la historia de España.

Sin embargo, no se puede entender esta novela sin conocer a su escritor José Antonio Gabriel y Galán quien además fue poeta, traductor, editor y periodista. Escribió tres poemarios-Descartes mentía(1977). Un país como éste no es el mío( 1978) y Poesía( 1970-1985)- y seis novelas- Punto de referencia (1972), La memoria cautiva(1981), A salto de mata (1981), El bobo ilustrado(1986), La grandeza de Tito(1989) (Infantil) y Muchos años después(1991).

Su obra completa queda concentrada en las páginas de la novela: el amor, la épica social y la reflexión que conforman su poemario forman parte de la narración como un personaje más. Sin embargo, el análisis y la evolución de Pedro de Vergara, son los principales protagonistas . Este personaje, incapaz de posicionarse en la sociedad dividida que lo rodea, abre un nuevo punto de vista en la historia que suele omitir a este tipo de personas- los imparciales. Su postura- debatida entre la acción y la reflexión- consiguen explicar al lector la dificultad de los conflictos, la valentía de muchos a seguirlos, la de muchos otros a entender sin saber actuar o posicionarse y por supuesto la de aquellos que ni buscan entender ni actuar.

La novela presenta las características de la narrativa de los 80 cuando, tras una larga dictadura, surge el deseo de reconstruir el pasado. Existen diferentes subgéneros entre los que se encuentra la novela histórica: con un enfoque intimista, caracterizado por la presencia total y absoluta del autor, interiorizando la realidad exterior. Este enfoque conlleva una fuerte presencia lírica, tal y como se observa en la novela.

Los años 80 son conocidos por una transición a la libertad que queda plasmada también en la literatura: no están sujetos a unas técnicas concretas ni a una orientación única; admiten una amplia gama de planteamientos y combinaciones. Por otro lado, los personajes suelen estar ubicados en un marco concreto cuyos rasgos se describen, aunque lo que importa es la percepción que el individuo tiene del mundo exterior. Destaca también el escepticismo y la falta de compromiso ideológico.

Como intelectual comprometido y con ideas progresistas Gabriel y Galán da un giro a la realidad y encuentra un punto de vista diferente y a la vez constructivo; hace una crítica al intelectual pasivo, que con su inactividad condiciona el futuro de la sociedad; reclama el compromiso serio y real frente a la tradición intelectual de aquellos que entran y salen de los movimientos sociales como de una atracción de un parque de atracciones, o peor, de los que desde sus despachos opinan sin enfrentarse a su realidad, la de calle, la de los problemas sociales.

Plantea cuestiones humanas que pese a estar situadas en un contexto histórico se pueden extrapolar a cualquier época. La novela se sitúa en 1808. Ante la llegada de José I, nombrado Rey por su hermano Napoleón, la España de la época se divide entre los afrancesados y los patriotas. Este conflicto político rodea al protagonista, Pedro de Vergara, periodista de la Gazeta, con un gran dilema moral; un “bobo ilustrado” que no consigue posicionarse entre los bandos. Se plantea una postura poco pronunciada en los debates sobre historia. La posición de aquellos que no actúan que solo analizan interminablemente las diferentes posturas .

Hablamos de un documento histórico clave para entender la mentalidad de la época así como la postura de los grupos sociales que la forman. Todo está documentado tanto histórica como periodísticamente: las cartas entre Napoleón y José I, los nombres de los consejeros reales y de los generales, las conspiraciones de los patriotas y la postura de los afrancesados. Muchos de los sectores de la sociedad tienen voz: científicos, comediantes, religiosos y periodistas … los que, además de dar una visión de las diferentes actitudes que formaban la sociedad, son claves para entender el hilo conductor de la historia de Pedro de Vergara. Las conspiraciones de unos, los engaños de otros derrumban a un personaje que pese a todo no consigue mantenerse imparcial. Escondido en su casa vive enamorado de una mujer que ni conoce mientras consuela su pasión e idealismo desorientado con su criada y una comediante.

García y Galán logra la confusión del lector a través de la del protagonista. Critica su intelectualismo, el miedo, la duda y la pasión que mueven los pasos del periodista. Sin embargo, pese al fondo crítico de la novela la interpretación hacia el compromiso puede verse confundida, precisamente por ese infinito intelectualismo, que puede lograr la comprensión y empatía del lector hacia la inactividad de Vergara.

La carrera y escritos de Gabriel y Galán quedan evidentes en la novela en cuestión. Poesía, amor y sexo, periodismo, filosofía, política e historia forman una novela de una calidad indiscutible. La variedad de temas enriquece y ameniza su lectura aunque a veces se ve enturbiada por las descripciones florales y quizás excesivamente detalladas.


Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s